Almejas a la marinera

Cómo hacer almejas a la marinera

Almejas a la marinera picantes

Almejas a la marinera picantes

Las almejas a la marinera son un plato que se puede degustar de mil y una formas diferentes, tanto solas como con algún acompañamiento o incluso con sabores fuertes como el que os traemos con esta entrada.

Si os gusta el sabor picante y las almejas a la marinera, os invitamos a que continuéis con nosotros porque vamos a daros la receta para que la podáis hacer en vuestra casa.

Para prepararlas necesitaréis:

  • 1 kilo de almejas.
  • 1 cebolla grande.
  • 3 dientes de ajo.
  • 2 tomates medianos.
  • Un vaso de vino blanco (de mesa)
  • 1 cucharada sopera de harina.
  • 1 cucharadita de pimentón.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • 1 guindilla cayena.
  • Perejil fresco recién picado.
  • Tabasco (opcional)
  • Sal y pimienta negra recién molida (al gusto)

Modo de elaboración

Como en cualquier receta que lleve almejas, lo primero que hay que hacer es lavarlas bien para evitar cualquier posible exceso de tierra o arena que tengan.

Por ello pondremos todas las almejas en un bol bajo el agua fresca del grifo, después cerraremos el agua y las dejaremos en el bol junto a un chorrito de vinagre y sal.

Pelaremos la cebolla y la picaremos muy menuda así como el ajo, echamos aceite de oliva en una sartén y lo rehogamos todo hasta que la cebolla quede casi pochada.

En este momento añadiremos la cucharadita de pimentón, la guindilla, la harina. Salpimentaremos y dejaremos que siga haciéndose, pero a fuego lento para evitar que el pimentón se queme, porque daría muy mal sabor entonces.

Retiraremos las almejas del agua, las escurriremos y las incorporaremos a la sartén junto al vaso de vino, aumentando a fuego fuerte para que se evapore el alcohol.

Dejaremos que se hagan unos 5 minutos y probaremos de sal. Rectificaremos si es necesario y añadiremos una cucharada de perejil fresco recién picado y dejaremos que se siga haciendo por otros 6 minutos con la tapa puesta, removiendo de vez en cuando para que se mezclen bien todos los sabores y el plato ya estará listo. ¡Solo apto para los más valientes!

Consejos

Si la salsa nos ha quedado muy espesa podemos añadir un poco de agua, pero no demasiado, porque nos interesa que tenga sabor y no perderlo. Si se quiere un poco más de picante, siempre se pueden añadir unas cuantas gotas de tabasco al final de la cocción, aunque es recomendable cómo está de picante antes de aventurarse.