Almejas a la marinera

Cómo hacer almejas a la marinera

Almejas a la marinera estilo gallego

Almejas a la marinera estilo gallego

Las zonas de costa siempre cuentan con un amplio recetario para los pescados y mariscos y Galicia es conocida en todo el mundo por la calidad tanto de sus productos como de sus elaboraciones gastronómicas. En esta ocasión queremos compartir con vosotros una de las formas que hay en Galicia de hacer las almejas a la marinera, pero con su toque especial.

Si queréis llevar un poco de la gastronomía gallega a vuestro paladar con una receta como esta para cuatro personas necesitaréis estos ingredientes:

  • 1 kilo de almejas grandes.
  • 2 cebollas.
  • 3 dientes de ajo.
  • 1 tomate grande (preferentemente maduro)
  • 250 mililitros de vino blanco (para cocinar)
  • 150 mililitros de agua.
  • 1 cucharada sopera de harina (rasa, no llena)
  • 1 guindilla cayena.
  • 1 cucharadita de pimentón dulce.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Perejil fresco recién picado.
  • 2 hojas de laurel.
  • Sal y pimienta negra recién molida (al gusto)

Modo de elaboración

Comenzamos limpiando bien las almejas. Las pondremos en un recipiente con agua muy fría y un puñado de sal. Es preferible que las tengamos de un día para otro, cambiando el agua cada dos o tres horas aproximadamente, con lo que nos aseguraremos de que no tendrán ningún resto de arena o tierra.

Cuando estén limpias las pondremos en una cazuela o sartén con bastante fondo junto a los 150 mililitros de agua. Las cocemos a fuego medio y las tapamos, controlando que se abran todas. En el momento que estén abiertas las incorporaremos a un bol y las tapamos con un paño ligeramente húmedo para que no se sequen.

El caldo que queda en la sartén o cazuela lo colaremos con un paño de algodón muy fino para que retenga la posible arena que hayan podido soltar y lo reservaremos.

Pelaremos la cebolla y los ajos y los picaremos muy pequeño, rayaremos el tomate y lo reservamos y picaremos el perejil. En una sartén echamos un chorro de aceite e incorporamos la cebolla y el laurel, lo salpimentaremos y dejaremos durante unos 6 minutos, después incorporaremos los ajos y lo dejaremos otros cinco minutos más, procurando que el ajo no se queme, porque amarga.

Echaremos la guindilla, echaremos la cucharadita de pimentón dulce, lo removemos bien y después añadiremos la harina, donde tendremos que removerlo todo muy bien para que no se forme ningún grumo.

Cuando esté listo añadiremos el vino blanco, el tomate que tenemos reservado y el caldo de las almejas, lo removemos bien y poco a poco irá espesando.

El punto final es echar las almejas con el perejil picado y dejar durante unos 2 o 3 minutos. Se deja reposar durante unos 10 minutos para que terminen de integrarse todos los sabores y ya estará listo para comer.

Consejos

Si vemos alguna almeja rota antes de cocinarlas es mejor que nos deshagamos de ella porque podría arruinar el plato. Si después de haberlas cocinado hay alguna que no se ha abierto, lo mejor es que la tiremos también, porque puede que no esté buena, siempre es mejor asegurarse.