Almejas a la marinera

Cómo hacer almejas a la marinera

Almejas a la marinera con gambas

Almejas a la marinera con gambas

Los productos del mar siempre maridan bien entre ellos y se pueden conseguir elaboraciones gastronómicas para chuparse los dedos, como es el caso de la receta que queremos compartir con todos vosotros y vosotras en esta entrada, almejas a la marinera con gambas.

Para preparar este plato necesitarás:

  • 1 kilo de almejas.
  • 250 gramos de gambas.
  • 1 cebolla grande.
  • 3 dientes de ajo.
  • 1 cucharada de harina.
  • 1 guindilla cayena.
  • 1 hoja de laurel.
  • Un vaso de vino blanco (para cocinar)
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Pimentón dulce.
  • Perejil fresco recién picado.
  • Sal (al gusto)

Modo de elaboración

El primer paso es limpiar bien todas las almejas. Las pondremos en un escurridor de pasta y las pasaremos bajo el grifo de agua fría. Después las pondremos en un recipiente con agua y le echaremos un puñado de sal, un chorrito de vinagre y las dejaremos que se limpien.

Echaremos un chorro de aceite de oliva a una sartén y calentaremos, pelaremos la cebolla y la picaremos muy pequeña junto al ajo y lo echaremos todo en la sartén removiéndolo todo hasta que la cebolla esté pochada. Mientras tanto pelaremos y limpiaremos bien las gambas y las reservaremos.

En este momento añadiremos la hoja de laurel, la cucharadita de pimentón dulce, la guindilla cayena y la harina. Lo removeremos todo para que se mezcle bien y echaremos el vino blanco junto a las gambas que tenemos reservadas, lo removeremos bien y dejaremos que se cocinen.

Cuando las almejas estén completamente abiertas el plato ya estará listo para comer. Lo dejaremos reposar unos cinco minutos fuera de la fuente de calor para que no siga haciéndose y ya podremos servirlo.

Consejos

Una de las ventajas que tiene este plato es que podemos hacerlo tanto con productos frescos como congelados, el resultado es bastante parecido y el sabor es delicioso, aunque lo mejor siempre será utilizar producto fresco.

Las cabezas de las gambas no debemos tirarlas dado que pueden ser utilizadas para otras elaboraciones e incluso la propia cáscara, la cual si pulverizamos muy bien y dejamos hecha un polvo muy finito, podemos aprovecharlo para unirlo a pan rallado y rebozar unas croquetas de marisco por ejemplo, el sabor será espectacular.

Si encontramos alguna almeja que no se haya abierto durante la cocción lo recomendable es desecharla porque puede que no esté buena del todo y no queremos que se nos arruine el sabor de este delicioso plato.